Creencias Populares


Enfermedades y Curas caseras
por Julio Sofía

Sabido es que el saber popular no tiene, ni límites ni quien lo niegue, y una de las cosas que el pueblo nos ha enseñado a través de la tradición oral y la práctica cotidiana, es la cura no académica de algunos males tan comunes a la gente, como repetidos. Algunos de estos males, tales como el dolor de muelas, o de oídos, tienen una terapia eficiente a manos de los especialistas para estos casos, pero no es nuestra intención referirnos a estos caso, sino a los que, sin acceso posible a los correspondientes facultativos, debían recurrir a remedios caseros para aliviar sus dolores. Imagine el lector, a un gaucho que a seis leguas del pueblo, sin Dorixina a la vista, y sin otro medio que un debilitado rocín, debía afrontar un dolor de muelas. ¿Qué hacer?

Nosotros intentaremos, en esta nota, acercarle algunas curas que le serán útiles en casos de urgentes dolencias o no tan urgentes, sin profesionales a la vista.

Bien, para el caso específico del dolor de muelas, la curandería telúrica, ofrece varias alternativas. La mas conocida es sin duda, la del sapo. Esta terapia consiste en pasarse el vientre de un sapo, obviamente vivo, por la mejilla en donde se localiza el dolor, y luego arrojarlo hacia atrás, cuidando muy bien de no ver en donde cae. Santo remedio, el dolor desaparecerá inmediatamente. Otra cura, tan válida, es buscar un hueso seco en el campo, sin importar de que animal o parte del esqueleto sea, y una vez hallado, hacer con él tres cruces sobre la muela a través de la mejilla, y tirar el hueso para atrás, del mismo modo que el sapo. Si no encontrare Ud., ni hueso ni sapo, entonces un grano de sal gruesa en el agujero de la muela obrará milagros. Por supuesto que puede Ud. ser curado a palabra, pero esto lo dejamos para mas adelante.

Si Ud es atacado por un fuerte dolor de oídos, la cura es tan sencilla como eficiente. Toma Ud siete bichos bolitas, los hierve o fríe en una cuchara con aceite, y el menjunje relsultante debe Ud. echárselo en el oído dolido, con el único requisito de esperar que se entibie. Hecho esto, le desaparecerá a Ud. el dolor de oídos y probablemente las trompas de Eustaquio.

Si en cambio es usted presa de una tos insoportable, tendrá que esperar a la mañana, y hervir en alcohol puro unas cuantas cáscaras de naranjas, y , una vez tibio, bebérselo en ayunas, claro, y adios a la tos y a la sobriedad…

Para el resfrío, al que la ciencia médica no le ha encontrado una respuesta curativa aún, lo aconsejable son dos jarabes de muy fácil factura. Uno es a base de vino tinto, cáscara de naranja y miel, no sabemos si el vino debe ser de damajuana, tetra o finoli, aconsejamos probar las tres variantes. Otro jarabe milagroso debe hacerse con hojas de eucalipto medicinal, hojas de níspero y azúcar negro, hervir todo en agua hasta que el volúmen baje a la mitad y tomarse el jarabe resultante con lo que logrará un último estornudo.

Si usted no ha podido contener sus pasiones en el fragor del amor y como consecuencia de ello ha quedado un embarazo no deseado, tiene tres o cuatro alternativas, a saber: tome usted siete raíces de perejil, hiérvalas en agua y désela a beber a la que esté en estado de gracia. Otra alternativa es hacer saltar a la preñada desde una silla al suelo tantas veces como hagan falta, hasta que menstrúe, con un tiempo máximo de nueve meses para obtener los resultados esperados. Otra alternativa, pero ahora en manos de un tercero, es acudir a una curandera, la que inmediatamente embeberá en alcohol un algodón por ella preparado, (preparado quiere decir que la curandera le dirigirá unas palabras al agodón, que nadie sabe cuales son) y la indigna deberá colocarse el algodón allí por dónde se ha embarazado, durante dos noches, y en la tercera aparecerá la menstruación deseada.Una cuarta alternativa, menos noble por cierto, es tomarse el olivo y dejar el engendro en manos de otro,
Si usted en cambio, es objeto de los parásitos, tiene varias curas para elegir. La primera y mas conocida, casi un clásico, es el consabido té de ruda, fácil y rapidito. Otra cura, consiste en comer ajo crudo, con lo cual desaparecen los parásitos y sus posibles interlocutores. Si Ud. es reticente a la ingesta de ajo, entonces pele un diente de ajo y colóquelo bajo la almohada. Otra cura, mucho mas eficiente, pero algo mas incómoda, es colocarse un diente de ajo pelado en el orificio anal, para no decir culo, con lo que los parásitos morirán de inmediato.

Hemos dejado intencionalmente para el final, los tres males mas comunes en los consultorios de los curanderos, estos son, el empacho, la ojeadura y la envidia o daño.

El empacho tiene una sintomatología particular que lo identifica rapidamente, en efecto, cuando usted tiene cierto desgano, falta de apetito y lengua blanca, amigo, está empachado. Hay tres terapias posibles para el empacho, únicas y archirreconocidas por toda la comunidad científica: La cinta, La tirada de cuerito y la cura a palabra. La cura con la cinta consiste en una cinta, como es obvio, que se extiende desde el codo a la punta de los dedos tres veces consecutivas, mientras el curandero dice palabras ininteligibles, uno verá con asombro que la medida de la cinta, que debería ser igual, no lo es, esto indica que el empacho se está curando, y los síntomas aparecerán en el manosanta con la forma de eructo o una suerte de vómito que, con suerte, no irá a caer en el pecho del empachado. De ser muy fuerte la afección, el mismo curandero recomendará la consulta con otro manosanta, y si son tres, mejor.

La tirada de cuerito en cambio, reviste características de intervención quirúrgica. El empachado debe acostarse boca abajo con el torso desnudo en una camilla, el maosanta se pone encima a horcajadas y con dos dedos toma la piel de la espalda – el cuerito – y comienza a tirar hasta que se produce un chasquido indicativo de la separación de un cuerito de otro cuerito, con lo que el empacho es definitivamente eliminado. Hay otra posibilidad contra el empacho, consistente en acostarse y colocarse una hoja de acelga con unto sin sal sobre la panza todo el tiempo posible, dando por terminado con el fastidioso empacho, eso si, la acelga deberá ser cortada en la mañana.

Con la palabra es menos traumático. Uno debe darle al manosanta su nombre y él, con ese solo dato, hará de su empacho un borroso recuerdo. Todas estas técnicas pueden ser aprendidas por cualquier mortal sin dones especiales, con la única condición de ser aprendidas la noche del 24 de diciembre o la noche de pascuas. Para todos los casos en que las curas puedan efectuarse a palabra, porque es sabido que la palabra mata a los gusanos, las técnicas de aprendizaje y de curación son las mismas.

Ahora bien, si la sintomatología observada es cefaléa, o ardor de ojo, usted está ojeado y no tiene otro recurso que acudir al curandero. El sanador, en ese caso, le pondrá un dedo en la mollera y dirá algunas palabras alusivas y chau ojeadura. Existe también la posibilidad de ser curado a través del plato con aceite. Se coloca un plato con agua, se tira una gotita de aceite y dependiendo de la forma que tome el aceite, será el grado de ojeadura, quedando reservado para el sanado la metodología terapeutica que se usará. También la ojeadura puede ser curada a palabra, observándose el mismo método que para el empacho o el dolor de muelas.

Mucho mas complicado es cuando usted es víctima de la envidia o de un daño. Para evitar estos verdaderos flagelos, es conveniente tener una ristra de ajo en la puerta de su casa, o una cruz de sal, o una escoba detrás de la puerta o cercar todo el perímetro de su casa con vinagre, o todas a la vez. Aún puede, por si estas prevenciones fueran pocas, llevar una hoja de ruda macho en el bolsillo izquierdo del pantalón o una hoja de eucalipto medicinal en la billetera o porta-documentos o ambas de manera tal que parecerá Ud. un soldado camuflado. Si después de todas estas medidas de precaución, Ud. coloca un vaso de agua bajo la cama y a la mañana aparece en estado de ebullición, entonces está siendo víctima de un daño o de la envidia, con lo que deberá proceder a bañarse con vinagre, o con ruda, y entonces no habrá persona el mundo que pueda envidiar a alguien que se bañe con vinagre blanco. Si todavía persistiera el mal, puede usted practicar la cura del huevo, consistente en frotarse un huevo por todo el cuerpo, de gallina el huevo para evitar mutilaciones, y luego romperlo adentro de un vaso, si aparece sangre en el interior del huevo, usted está curado, siempre y cuando arroje el huevo en el inodoro o pozo del baño, si la sangre aparece afuera del huevo, usted se equivocó de huevo.

Nos han quedado, por último, los casos de Pata de Cabra y Culebrilla. Estos son casos realmente serios y merecen una atención especializada, no cualquiera puede.

Conocemos dos cullebrillas posibles. La común y la saltarina. Cualquiera sabe que la culebrilla se contagia cuando una víbora pasa por encima de una prenda que se haya caído del tendal o cosa parecida. Contagiada la culebrilla, se manifiesta a través de una mancha roja que aparece en el estómago y comienza a extenderse hacia la espalda, y es sabido que si la mancha en forma de víbora da una vuelta completa, Usted es boleta.

La Pata de Cabra en cambio, se manifiesta con tres puntos equidistantes entre si que aparecen casi siempre en la zona lumbar, aunque pueden aparecer por abajo del cuello, siempre por la espalda. En ambos casos, culebrilla y pata de cabra, debe usted acudir al curandero con carácter de urgencia. Su vida está en peligro.

Bueno amigos, hemos pintado un muy apretado panorama de enfermedades y curas caseras, nos han quedado muchas mas en el tintero, algunos consejos de máxima utilidad como poner una palangana de agua bajo la cama para dormir mucho mas placidamente, y otras cosas que, para evitar una tediosa extensión, dejaremos para otra oportunidad.

nuestras charlas nocturnas

13 comentarios to “Creencias Populares”

  1. no yo qeria saber qe crein antes

  2. se la bañan ee no es lo qe qeria bay nosa bes nada

  3. mediosiglo1955 Says:

    menos que nadie, y mas que ninguno….(creo)

  4. Que te importa Says:

    Saludos

  5. deberian hacer un resumen del texto

  6. alguien sabe una creencia popular sobre el dolor de estomago ;causas,prevencion,tratamiento y lo mismo en cientifico

  7. esto no me sirbio de nada

  8. noes lo que queria daaaaaaa

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores

%d personas les gusta esto: